[Salidas de psicología] 13 profesiones que puedes ejercer como psicólogo titulado (+ nuevas oportunidades)

Índice de contenido

Cuántas veces habrás escuchado lo mismo:

“¿Vas a estudiar psicología? Pero ¿y luego qué puedes hacer? ¿Montar una consulta?”, o “¿Seguro que eso tiene salidas? ¿No hay ya muchos psicólogos?”.

O incluso peor: «Antes que psicología, ¿no sería mejor que estudiaras Medicina y te hicieras psiquiatra?«.

Y tú, que en el fondo también tienes dudas, acabas con esta cara:

giphy

Lo único que sabes es que quieres dedicarte a lo que te apasiona. Pero claro, además de gustarte la carrera, también es importante que luego puedas encontrar trabajo, ¿no?

Pues de eso precisamente te voy a hablar aquí: de todas las salidas que tiene la carrera de Psicología (que, ya te lo adelanto, son bastantes).

Concretamente, en el post anterior de esta serie (si no lo has leído, te recomiendo que lo hagas antes de seguir), te hablaba de las grandes especializaciones o ramas que existen dentro de la psicología.

Y hoy quiero ir un paso más allá y explicarte qué profesiones concretas puedes ejercer dentro de cada una de esas ramas. 

Pero hay una cosa más…

En ese mismo post también te presenté las terapias de tercera generación y su enorme potencial para los psicólogos de cualquier rama. Y aquí voy a seguir ahondando en este tema.

Un spoiler: pueden ser una gran oportunidad para acceder al mercado laboral.

Eso te lo contaré luego, pero mejor empecemos por el principio. 😉

✅ ¿La psicología tiene salidas profesionales?

Retomemos la (tan temida) pregunta: ¿Esta carrera tiene salidas?

Y a esto puedes responder alto y claro: sí, la psicología tiene muchísimas salidas profesionales.

De hecho, como te contaba en el post anterior de esta serie, los psicólogos somos cada vez más necesarixs en todo tipo de ámbitos.

Así que fuera limitaciones.

Se acabó el pensar que solo puedes estudiar oposiciones, montar una consulta propia o trabajar en un hospital privado.

Hay muchas otras oportunidades ahí fuera.

Yo misma, en su momento, decidí buscar mi propio camino y emprender como psicóloga sanitaria especializada en meditación y mindfulness (de esto te hablaré más adelante).

Así que abre tu mente y piensa: ¿a qué quieres dedicar tu vida?

✅ 13 profesiones que puedes ejercer como psicólogo titulado

Seguro que, ya de entrada, hay algún campo concreto de la psicología que te atrae más que otro.

¿Y si no?

Entonces échale un ojo a esta lista. Quizá haya una de estas profesiones que resuene contigo.

Vamos a verlas.

👉 A. En la rama de la psicología clínica o de la salud

Si lo que te llama la atención es la psicología sanitaria (como a mí), estas son algunas profesiones que te pueden interesar.

➡️ 1. Psicólogo clínico o sanitario

Como ya sabrás, para ejercer esta especialización necesitas:

  1. Estudiar el PIR (las oposiciones de psicólogo) si quieres trabajar en la sanidad pública.
  2. Hacer un máster específico (el famoso PGS de Psicología General Sanitaria) para ejercer por tu cuenta o en un hospital privado.

Además, para ser psicólogo clínico o sanitario es recomendable que te especialices en alguna terapia concreta para tener un amplio conocimiento del enfoque que aplicas. Podrías hacer, por ejemplo, un máster donde aprendas terapias de tercera generación, o terapia cognitiva basada en Mindfulness, psicoanálisis, terapia de pareja, familiar…

En fin, que hay muchas opciones que puedes explorar llegado el momento.

En esta profesión ayudarás a las personas con problemas emocionales haciendo tratamientos para los diferentes diagnósticos (si trabajas con diagnósticos) en base a unos objetivos específicos, y acompañándolas en todo el proceso de sanación.

Dentro de esta vertiente está también la especialización de psicólogo infantil, que desgraciadamente cada vez se necesita más porque hay más problemas emocionales en la infancia, y que tienen una psicología diferente a la adulta además de necesitar otro tipo de competencias por parte del adulto.

Puedes hacer un máster de psicología infantil en ese caso.

➡️ 2. Psicogerontólogo

El envejecimiento es parte de la vida.

Pero este proceso lleva asociados muchos problemas que pueden afectar a la calidad de vida de la persona.

Como psicogerontólogo abordarás este tipo de trastornos relacionados con la edad desde la terapia psicológica, para ayudar al paciente a aceptar estos cambios y ayudarle a tener la mayor calidad de vida posible así como vivir su tercera edad con la mayor plenitud que sea posible.

En una sociedad envejecida como la nuestra donde el índice de natalidad está tan bajo, es una gran especialización. Por cierto, este área es una en las que destaca también las metodologías basadas en Mindfulness ya que podemos ayudar con estos ejercicios de una forma muy suave a procesos de memoria, gratitud, bienestar emocional, autoregulación, estimulación cognitiva y muchas cosas más.

➡️ 3. Investigador

Tal vez quieras decantarte por estudiar un máster en psicología sanitaria o en neuropsicología, para acabar investigando en algún laboratorio, empresa o universidad, especialmente.

Si te apasiona indagar más en el terreno de la «ciencia pura» y estudiar cómo afecta el cerebro al comportamiento humano (y su papel en ciertas enfermedades) podrías optar por esta profesión.

Conozco psicólogos que trabajan como investigadores en áreas de meditación, efecto del mindfulness en la hiperactividad, investigación en psicología y marketing, investigación en recuperación de procesos de memoria tras accidentes cerebrales… aquí la lista es infinita.

Puedes llegar a trabajar en esta vertiente ascendiendo en tu carrera en la Universidad con doctorados, etc, o a través de un doctorado en alguna empresa privada. Es la forma más común.

➡️ 4. Coach 

El coaching es una especialización apasionante centrada más en el «florecimiento» de la persona que en la «problemática» y es un perfil muy demandado ya que ayuda a las personas en múltiples contextos.

Y en concreto, aquí quiero hablarte de una rama del coaching que ha cobrado muchísima importancia en los últimos años: la deportiva.

Reconozco que, hace 15 años, escuchaba hablar del coach deportivo como una salida de la psicología y me resultaba muy raro.

Ni conocía a nadie, ni me sonaba de nada.

Ahora la cosa ha cambiado mucho, hasta el punto de que se encuentre entre las salidas profesionales más demandadas. Y con razón, además.

Un deportista de alto rendimiento necesita a su lado a un profesional que:

  • Lo acompañe.
  • Le ayude a trabajar su motivación.
  • Lo eduque en la importancia de entrenar la mentalidad para alcanzar sus objetivos.

Ya sabes: cuerpo sano, mente sana.

Pero además el coaching está en otros muchos ámbitos en auge y cada vez hay más psicólogos que trabajan como coach en contextos de alto rendimiento (ejecutivos, oposiciones, emprendimiento, etc) y coaching enfocado al bienestar, que trabaja más la parte de inteligencia emocional, procesos de cambio en la vida, toma de decisiones, autoconocimiento, etc.

➡️ 5. Terapia de pareja y sexología

Ya sabemos cómo estamos de número de divorcios ¿verdad? Hace pocos años leí que el número de divorcios del año ¡había sido mayor que el de bodas!

Y es normal.

Con los ritmos de vida que llevamos, la dificultad que tenemos de gestionarnos a nosotros mismos, si llegan niños a la ecuación (con lo que suponen), el hecho de que vamos cambiando a lo largo de nuestra vida y que estar en pareja ha de ser estar en equipo…

Total, que mantener una relación de pareja de calidad a lo largo del tiempo es un reto.

Es un reto, pero no imposible siempre que la cuidemos con mucho mimo. El problema es que, cuando la llama se va apagando, seguir dándole ese mimo cada vez nos cuesta más.

Y es que nadie nos ha enseñado cómo estar bien en pareja.

Tenemos dificultades con:

  • La asertividad.
  • La gestión emocional.
  • La delimitación de límites.
  • La sexualidad.

Lo bueno es que, si nos enseñan y le dedicamos el tiempo que se merece, podremos vivir con más plenitud y felicidad (además estaremos aprendiendo aspectos útiles en otras áreas de la vida).

Aquí es donde entra en juego el terapeuta de pareja.

Esa figura que trabaja con las parejas (importante esto, porque muchas veces acudimos por individual cuando lo ideal es hacerlo en pareja) para ayudarlas a:

  • Evolucionar juntos.
  • Volver a estar «en la misma página».
  • Tener un espacio de paz donde ver nuestros objetivos comunes, obstáculos…

Es un guía que facilita mucho el avanzar y desatascar la situación.

Eso sí, para ejerce este papel necesitas por fuerza un máster o formación especializada, porque en la carrera no lo vemos con suficiente profundidad.

Y con esto no me refiero necesariamente a hacer un máster de sexología; hay algunas terapias, como las intervenciones basadas en Mindfulness, que han demostrado ser muy útiles para bajar las barreras cuando «nos ponemos a la defensiva» en los problemas de pareja y conectar más emocionalmente, o incluso para reconectar con la sexualidad (de esto te hablaré un poco más al final del post).

Es sin duda una salida profesional de psicología que no se potencia mucho, pero es muy interesante y necesaria desde la cual podrían hacerse muchas cosas (sesiones, programas, etc).

➡️ 6. Psicooncólogo o experto en procesos terminales

Cuando nos diagnostican una enfermedad grave (como un cáncer) o incluso una enfermedad terminal, el miedo que nos invade es inmenso.

Es una realidad que no resulta nada fácil de digerir para el paciente.

Y en este proceso es muy beneficioso contar con un profesional que nos ayude a gestionar la situación. Esto se puede hacer desde dos perfiles muy similares entre sí:

  • El psicooncólogo: psicólogos expertos en todo lo que conlleva el afrontamiento al cáncer en todos sus tipos y fases.
  • Los psicólogos expertos en procesos terminales: que hacen acopañamientos en procesos de muerte.

Es una vertiente dura, pero muy bonita, en la que los profesionales destacan lo plenos que se sienten al ayudar a una persona a transitar el camino hacia la muerte en paz.

Incluso hay psicólogos dentro de esta salida profesional que trabajan con los niños en las alas de leucemia infantil.

Su papel es ayudar emocionalmente al paciente en procesos como:

  • Aceptación de un diagnóstico,
  • Quimio o tratamiento
  • Evolución de la enfermedad y expectativas
  • Calidad de vida
  • Relación con el entorno.
  • Ayudar a que la persona siga viviendo y conectando lo más que pueda con lo importante de su vida más allá del dolor.
  • Tratarse con autocompasión y respeto frente a sus emociones
  • Vivir el «después» que a veces va con un miedo a la recaída en el cáncer y aceptar ciertas secuelas
  • O directamente poder tomar la oportunidad de que la última etapa de la vida pueda ser plena.

Es un área tan importante que podría pasarme horas hablando de ella. Además, la sanidad pública no tiene recursos para todo, de ahí el valor de los psicólogos que, por su propia cuenta, deciden especializarse en este campo.

Yo misma he tenido la fortuna de ayudar a muchas de estas personas con mis programas de mindfulness, y son de las que más me han emocionado. Hasta tal punto es así que, cuando me planteé lanzar el máster de ACT Dharma, una de las primeras salidas que me vinieron a la cabeza fue la de los psicooncólogos y expertos en procesos terminales.

👉 B. Psicología social y de las organizaciones

Cambiamos de ámbito a uno completamente distinto: la psicología social y organizacional.

Ya te dije que este árbol tiene muchas ramas.

➡️ 7. Recursos humanos

Si hace falta un psicólogo en el deporte, imagínate en las empresas (el trabajo a veces agota tanto como una maratón).

giphy

Aquí te dedicarás a todo lo que tiene que ver con la «parte humana» de la compañía.

Casi nada, ¿verdad? 😉

Cada vez más incorporan esta figura en empresas o simplemente se solicitan cursos anualmente a un psicólogo-coach que tenga las competencias necesarias para hacer esta labor.

En este aspecto es muy interesante tener una formación de Mindfulness (o mejor, saber hacer con conocimiento intervenciones basadas en Mindfulness, porque cada vez más empresas contratan formaciones de psicólogos, coaches o instructores de mindfulness que sepan dar una formación, guías y prácticas que puedan mantenerse como forma de trabajo en la empresa, y que ayuden a la motivación, concentración, buen ambiente, creatividad, bienestar y prevención de problemas psicológicos en los puestos de trabajo.

Además del mindfulness, otro aspecto que se solicita mucho entrenar es el liderazgo.

Desde luego hay trabajo… pero te recomiendo que hagas una buena formación para saber hacer bien estos programas para las empresas, ya sea en programas con base de mindfulness, liderazgo, inteligencia emocional…

➡️ 8. Puestos de marketing con gran parte humana

Sí, en marketing también nos necesitan… porque necesitan saber tocar el corazón de la gente, y nosotros sabemos como hacerlo ¿verdad?

Si lo nuestro es estudiar la mente… Pues ya te puedes imaginar cómo encajamos dentro de un departamento de marketing.

Como asesor, ayudarás en el diseño de productos y en el enfoque de las estrategias de venta para hacerlas más efectivas (y que calen mejor en el público).

También los psicólogos tenemos hueco en posicionamiento de marca, experiencia de usuario… Vamos, que se trata de aplicar la psicología al mundo de las ventas.

Así, la carrera de psicología resulta muy interesante en perfiles como el de copywriting, que se trata de escribir textos que capten la esencia de lo que ofrece un producto/programa/servicio y se presente de la forma que conecte con cómo ayudará al usuario y cómo eso va a afectar en su vida (ejemplo: cualquier página de un programa online estará escrita por un copywriter. En mi caso, las escribo yo al 90%).

Ahora sí, aquí la carrera de psicología da una base grande que enriquece tu conocimiento y lo que puedas aportar en el departamento de marketing de un equipo, pero también necesitarás tener un conocimiento específico sobre estos temas, así que sí… toca seguir formándose.

➡️ 9. Psicólogo forense

Saltamos a la psicología forense (para que luego digan que la psicología no tiene salidas…).

Y no, no tiene nada que ver con la serie CSI.

En esta profesión serás el encargado de asesorar a los jueces. Y para ello tendrás que hacer diagnósticos y redactar informes sobre el estado mental de las personas implicadas en un proceso penal.

También se puede ser psicólogo forense privado y te consultarán para que emitas ciertos informes que necesitará la persona para un juicio, etc (a cambio de unos buenos honorarios por ese trabajo que tiene un coste alto).

Este psicólogo tiene gran responsabilidad en esos y no se dedica a hacer terapia sino a hacer evaluación e informes. Podrás trabajar en este perfil a través de oposiciones en un puesto público (primer caso que comenté) o teniendo un despacho privado en el que puedes colaborar o abrir tu mismo (segundo caso).

➡️ 10. Investigador social

Seguro que has oído hablar de esta figura.

Sabemos que el psicólogo social trabaja en la Administración y que tiene mucho que ver con los colectivos sociales más vulnerables. Pero ¿qué hace exactamente?

Algunos ejemplos de sus tareas:

  • Intervenciones con menores que cometen delitos o con menores desprotegidos.
  • Programas de reinserción de presos.
  • Programas de prevención de violencia.
  • Asistencia en procesos de divorcio.

Y esto es solo una pincelada, pero las opciones que te ofrece esta especialización son enormes.

Se accede a ellas con frecuencia a través de oposiciones.

Si bien es algo que te apasiona y quieres ser más libre para poder hacer lo que más te gusta con los colectivos de personas que desees, es un buen ámbito para poder emprender y ayudar con todas las herramientas que ese colectivo vaya a agradecer.

En algunas ocasiones podrás pedir subvenciones para tus programas y habrá ayudas de forma que al usuario le salga gratuito. En otras el coste lo asume el usuario.

En este área es muy interesante también integrar recursos basados en mindfulness o atención plena. Personalmente lo he hecho en una asociación de trastorno bipolar, con un grupo de hombres condenados por maltrato de género, en una unidad de trastorno de alimentación…

Aquí lo que haces es combinar en un mismo programa estrategias específicas de ayuda para esas personas con herramientas que les permitan crecer frente a sus condiciones y sentirse bien.

👉 C. Psicología de la educación

¿Y si lo que más te llama es la enseñanza y el aprendizaje?

Veamos tus opciones.

➡️ 11. Orientador escolar

Todos conocemos la labor que ejerce esta figura. Porque… ¿a quién no lo han mandado «a ver al orientador» durante sus años de instituto?

Como orientador, serás un apoyo clave en los centros educativos.

Mediarás en los problemas que puedan surgir entre los alumnos, ayudarás a aquellxs que tengan problemas de adaptación o aprendizaje y, en general, ayudarás al alumnado a «orientarse» mejor en su camino en la vida.

Se llega a este puesto a través de oposiciones salvo te contrate un colegio privado.

Como las oposiciones no dan formación en estas competencias es importante seguir formándose por cuenta propia para ser de más ayuda cuando logres el puesto.

En el Máster ACT Dharma tenemos estos perfiles que integran el enfoque de las terapias de tercera generación y el mindfulness para ayudar a profesores y alumnos en los institutos.

Ejemplo de lo que puede hacer un orientador escolar:

  • Dar ayudas para el autoconocimiento del alumno de forma que pueda elegir su futuro estudiantil y laboral con más precisión.
  • Técnicas de estudio actualizadas, programas de sexualidad (muy importantes).
  • Programas de asertividad.
  • Programas de prevención de adicciones (a las drogas, a la tecnología, etc).
  • Programas de prevención de bullying.
  • Etc.

Además también se encarga de detectar casos precoces de problemas en el aula, trastornos de alimentación, depresión, autismo, acoso escolar, etc y promover una intervención rápida.

Es un puesto de trabajo imprescindible donde se requiere gente con vocación porque sabemos que hay mucho por hacer, pero nadie va a estar detrás de ti obligándote a hacerlo (ya sabes…).

➡️ 12. Logopeda

El logopeda es otra salida clásica de la psicología.

En esta profesión tu tarea consistirá en tratar a los alumnos que tengan problemas de comunicación:

  • Dificultades para hablar.
  • Problemas al aprender a escribir o leer.
  • Déficit de la audición.
  • Etc.

Esta figura existe tanto en centros públicos como en gabinetes privados de logopedia.

➡️ 13. Psicólogo experto en trastornos del espectro autista

Y acabo con un ejemplo de profesión todavía más específica.

Existen psicólogos que se especializan en un trastorno concreto, como por ejemplo el espectro autista.

Recuerdo en la asignatura de «Razonamiento y resolución de problemas» que me dio un profesor muy reputado en esta área, que de hecho volaba con frecuencia a Estados Unidos porque dirige varios centros de autismo allí y alguno de España.

En EEUU hay muchos grandes centros especializados donde trabajan conjuntamente enfermerxs, trabajadorxs sociales, psicólogxs, pedagogxs, etc, y todos los programas que se implementan son responsabilidad del psicólogx que lidera a todo el equipo. Mi profesor volaba para asegurarse de que todo estaba funcionando bien, hablar con el equipo, etc.

Para ser experto en autismo y saber ayudar en profundidad, hay que hacer una especialización donde se aprende a controlar todos los procesos de conducta, lenguaje, etc.

Pero recuerdo a nuestro profesor diciendo, que aunque a veces pensamos que vivir como psicólogx es complicado, en este sector se demanda muchísima ayuda y lo que no hay son suficientes profesionales bien cualificados. ¡De hecho, a él lo contrataron desde EEUU, y tiene que ir en vuelos a establecer los programas que se aplican y liderar el centro en la distancia!

Ahí queda eso. Pero al igual que con el autismo, especializarse en un problema fuerte siempre es buena idea para ser un gran profesional y dedicarse a ello con más facilidad.

✅ Una nueva salida para psicología: programas basados en Mindfulness y en terapias de tercera generación.

Y ya que hemos llegado hasta el final de esta lista me dirás…

«Bueno, ¿y qué papel tienen las terapias de tercera generación y el mindfulness en todo esto como salida de psicología?»

Este tipo de enfoques podrían aplicarse en prácticamente todas las salidas profesionales de las que te he hablado.

Y es que han surgido especializaciones en las que el mindfulness y la meditación juegan un papel muy importante. Para que te hagas una idea:

  • Yo he impartido formaciones de mindfulness para una serie de pequeñas empresas y para ayudar al profesorado de varios colegios.
  • Diseñé un programa de mindfulness para que los trabajadores de un centro de Alzheimer pudieran usarlo a diario para tratar a sus pacientes y evitar el quemado profesional de trabajar a diario con el sufrimiento de los usuarios y familiares.
  • He dado formaciones basadas en Mindfulness para la gestión emocional y liderazgo de un grupo de emprendedoras.
  • También he dado formaciones de mindfulness en una asociación de Trastorno Bipolar orientado a que tomes consciencia de sus estados emocionales y prevengan las caídas en depresión y euforia.
  • He impartido un programa de 6 meses con enfoque de Terapia de Aceptación y Compromiso y con mindfulness en un grupo de hombres condenados por maltrato de género que tenían que hacer obligatoriamente mi programa o si no irían a la cárcel.
  • Me pidieron uno de estos programas basados en Mindfulness y ACT para el cuerpo de policía de Andalucía.
  • Siempre en las formaciones que doy de meditación la gente valora especialmente el hecho de ser psicóloga y eso permite ayudar más en profundidad, dar más herramientas, saber qué es lo que estás haciendo…

Pero no te cuento todo esto porque pretenda echarme flores.

Todo esto son muchas posibles salidas de psicología que están a disposición si uno mismo es proactivo.

Quiero que veas que el abanico de oportunidades que nos abre el mindfulness y la meditación es amplísimo. Y esto, te lo puedo asegurar, es solo una pequeñísima pincelada de todo lo que se está haciendo en este ámbito.

De hecho entre los alumnos que tenemos en el máster de ACT Dharma hay muchas formas en las que el mindfulness, la meditación y los enfoques de tercera generación (ACT, MBCT…) están tomando forma.

Te cuento unos ejemplos:

  • Profesores que lo van a aplicar en las aulas.
  • Trabajadores sociales para grupos de exclusión y trabajo de género.
  • Una matrona que lo trabajará en la gestión de todo lo psicológico que se mueve durante el embarazo, parto y puerperio.
  • Una coach nutrionista especializada en infancia que lo usará para mejorar la armonía en el hogar cuando los padres empiezan a enseñar a comer a los niños.
  • Una psicóloga que quiere empezar a ayudar en grupos a adolescentes y creará sus programas integrando el mindfulness y la meditación también.
  • Una enfermera que lo quiere para integrarlo en el día a día en el trabajo para si misma, sus compañeros y para ofrecer esos recursos a los pacientes cuando tienen dolor.
  • Y más.

Lo que a mi me enamora de estas intervenciones específicamente es que el mindfulness y la meditación te asegura que cada día estás trabajándote a ti mismo y ayudándote a estar más en paz contigo, en coherencia con tu vida, desarrollar todo tu potencial, y desde ahí ser de más ayuda para los otros, a los que también les das unas herramientas que les ayudarán a ir cada día estando mejor consigo mismos.

Como dicen los americanos es un win-win. Te desarrollas enormemente trabajando, y dar un gran valor a quienes ayudas.

La lista de posibilidades que te abriría la meditación y los enfoques basados en el mindfulness como una salida muy factible de psicología si te gustan estos temas son casi infinitas porque saber gestionarnos a nosotros mismos es algo imprescindible en todas las áreas. 

Por eso… ¿cómo no va a haber muchas salidas con la carrera de psicología?

Eso sí… hay que ser proactivo.

✅ ¿Te gustaría implementar los enfoques basados en mindfulness y meditación en tus terapias, programas psicológicos o tu trabajo?¿te gustaría dedicarte a ello?

Como ves, es un momento muy emocionante para dedicarse a la Psicología.

Y lo es aún más si tenemos en cuenta la irrupción de las terapias de tercera generación, el mindfulness y la meditación, y su inmenso poder para ayudar a las personas a mejorar su calidad de vida.

En los próximos posts entraremos de lleno en materia y te hablaré más a fondo de estas terapias y de algunas intervenciones concretas basadas en el mindfulness, como el MBSR y el MBCT.

Pero mientras tanto, te sugiero que entres a mi curso 100 % gratuito: el Camino del instructor de Mindfulness / coach mindfulness.

En él te hablo en profundidad sobre estos enfoques y sobre cómo podrías aplicarlos en múltiples contextos profesionales (incluyendo los que hemos visto en este post), para ayudar a los demás a la vez que tu mismx sigues desarrollándose y creciendo cada día.

¿Te interesa?

Entonces pincha en el enlace y nos vemos en «el Camino». 😉

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies